•   Envíos Gratis a partir de 89€
       Por pedidos de 199€ regalo de un lápiz de acupuntura facial

The Emotions Lab SHOP
0

SWEET CHESTNUT ESSENCE: De la noche oscura del alma a una dulce canción

La vie en rose…

Como me contaba la canción… la vida volvía a ser de color de rosa.

Sonaba una versión de Grace Jones de la canción «La vie en rose».
Aunque nadie supera a la magnífica Edith Piaf esta tarde necesitaba escuchar tu canción en una versión más animada.
Miraba por la ventana y el sol asomaba tímido tras el olivo, iluminando mi cara y suavizando mi rostro. Sentía su calorcito, el reloj marcaba las cinco en punto. La hora del té, ¡qué buen momento para escribir! -pensé-, si a eso le sumamos que es viernes y que se avecina un gran fin de semana en el que, por fin, no tengo nada que hacer 😉 lo convertía en un oasis.

Un gran suspiro hincha mi estómago y mis pulmones hasta que suelto un profundo ‘oooooh’. Como si se tratara de empañar el cristal de un coche, exhalo hasta el último resto de aire que queda en mí, para vaciarme y llenarme de oxígeno nuevo y limpio, así te renuevas en cada respiración -eso es lo que me dice mi profe de yoga-.

Cambio de canción y «Venecia sin ti» de Charles Aznavour empieza a sonar suave y lenta.

 

¿Sabes? acabo de darme cuenta que solo te había escrito una vez desde que aquel 1 de Abril de 2013 decidieras que seguirías acompañándonos desde otro lugar. Uno mucho más idílico, donde las canciones, tus canciones, las mismas que ahora llenan mi estancia, suenan seguro más bonitas todavía. Hoy necesitaba escucharlas para sentirte más cerca… Son canciones que huelen a ti, a tus dulces abrazos y a tus suaves y elegantes manos. Huelen a esos besos en la frente que decían sin palabras: “tranquila, te quiero” o “no te preocupes que todo va a salir bien”. A veces, acaricio el mechón de tu pelo que guardo como un tesoro y eso me lleva siempre al calor de tu presencia.

Siendo niña imaginaba un cielo con nubes de algodón, imaginaba saltar de nube en nube riendo, jugando tal y como suelo imaginar la vida, liviana, fresca, suave, auténtica y risueña.
Hoy no sueño en nubes de algodón, aunque me gusta imaginarte allí, con tu traje beis, guapa y elegante como siempre.

 

Estos días pienso mucho en ti. Durante estos últimos años de ir aceptando la vida sin vosotros, he aprendido cómo uno puede renacer sacando su mejor versión, a dejarme sentir emociones que muchos días me invaden y luego desaparecen, a que cuando crees que todo se acaba simplemente empieza algo nuevo.

Esta mañana, al terminar una conmovedora clase de yoga, me han hablado de «renacer» y por fin hoy he comprendido que no morimos nunca.

Estamos en constante renacimiento: al finalizar una etapa personal, al dejar un trabajo, el paso de la niñez a la pubertad, un nuevo amor o incluso cuando sacamos las fuerzas que no creemos tener para reinventarnos y entender la vida desde otro ángulo mucho más amplio y amoroso. Y así, en cada renacer, nos acercamos más a nosotros mismos hasta la plenitud. Llega el día en que la luz y el brillo son tan fuertes que pasamos a formar parte de otro plano y de esta manera empieza otro renacer. Y la rueda sigue girando…

 

Nada es para siempre -suelen decir-, hoy he comprendido que es justo lo contrario. Todo es eterno, ya que los elementos quedan reducidos a uno solo: El amor. El resto es materia.

Tratamiento Floral:

‘La noche oscura del alma’ así le suelen llamar al estado de angustia extrema, sufrimiento y desesperación que suele aparecer en esos momentos que parecen imposibles de sobrellevar como la muerte de un ser querido. En ocasiones, esos momentos, van acompañados de pensamientos de autodestrucción y/o aniquilación como única solución que nos queda por delante. Representa la angustia existencial extrema y es por eso que se la asocia al arquetipo del renacimiento.
La esencia sweet chestnut es nuestra reina de corazones en los procesos de duelo y dolor profundo. Nos acompaña en lo más íntimo para permitirnos soltar todas las estructuras viejas de personalidad y así abrirnos sin miedo a nuevos niveles de consciencia.
En los procesos de duelo es preciso que el remedio se acompañe con otras esencias tales como: Rescue Remedy, Walnut o Elm.
Cualquier cambio en la vida tiene su duelo, éste puede ser vivido desde la gratitud y el amor o en función de los acontecimientos, desde la sensación que todo se ha acabado.

Un proceso de duelo tiene varias etapas, lo ideal sería poder acompañar a la persona durante todo el proceso para adecuar el remedio floral en función de lo asimilado.

Existen esencias florales de otros sistemas com Fes o Bush que trabajan muy bien los procesos de duelo. Por ejemplo: Waratah de Bush para los estados emocionales más intensos o Bleeding hurt, Borage o Forget-Me-Not de Fes como acompañantes de las esencias de Bach, son un aliado perfecto para aliviar estos estados emocionales tan potentes.

Comparte Esto

Copiar enlace al portapapeles

Copiar