CHESTNUT BUD: DEL OTRA VEZ LO MISMO AL UNA VEZ Y NADA MÁS

Recuperar la ilusión…

Foto--BLOG-5

¡Qué enamorada estoy!¡No me lo puedo creer nunca me había sentido así! ¡Esto es, esto es la gloria, esto es exultante! ¡Esto es increíble! ¿Existía? ¿Cómo se puede sentir algo así? Cómo se puede sentir uno tan feliz, tan lleno, tan repleto de energía y de emoción… “Estoy desbordada me comentaba el otro día una amiga-, ni ella se lo podía creer. He liberado mis memorias, he liberado mis creencias -me decía-, he desterrado viejos patrones para vivir una vida llena y feliz. Por fin soy feliz…”

A menudo vivimos arrastrando historias del pasado y el recuerdo de ellas nos condiciona nuestra vida presente.
¿Qué tendrá que ver lo que viviste hace 15 años con lo que la vida te muestra ahora? -le decía yo siempre-.

 

Ella vivía presa del miedo por las vivencias de un pasado no muy alentador. ¿Y si me pasa lo mismo? -me decía- ¿y si me vuelven a dejar?, no lo aguantaría…no, otra vez no paso por lo mismo.

 

Y así cada uno con su historia, reproducimos el dolor, temor, rabia, shock, sobre el recuerdo de aquello que un día sucedió y dejó una imprenta en nosotros. Cambiemos de visión -le propuse-.
El tiempo para el inconsciente no existe. El inconsciente no entiende de tiempos verbales. Cualquier situación que imaginas es presente en tu inconsciente, por tanto podemos transformarla. ¡Todo puede cambiarse, esa es una gran noticia!

Por tanto, ante la frase: “¡otra vez me ha vuelto a pasar, que mala suerte, siempre me pasa lo mismo!”, tenemos la oportunidad maravillosa que te brinda la vida, para que aquellas emociones que en su día, por falta de recursos, inexperiencia, shock emocional, juventud, etc. quedaron ancladas sin expresarse, puedan ver la luz y así fundirse para siempre.

Recuerda -le dije-, hace un tiempo escuché a una gran sabía decir:

 

“Todo lo que no se expresa se imprime, todo lo que se verbaliza queda liberado para siempre”.

 

Y así poco a poco pudo rehacer su vida, cada pequeño nudo que le aparecía en la vida tenia origen en algo muy pasado, incluso a veces, ancestral. Cada emoción que sobresalía sin una explicación evidente, fue trabajada y liberada.
Cada recuerdo que la impedía ser ella en el momento presente, fue recordado con cariño, agradecido y transformado.

Y poco a poco, fue cambiando hábitos, acercándose cada vez más a su propia esencia, verbalizando emociones, aceptando y confiando en su propia vida y en su destino y así un día, no hace mucho tiempo la escuché decir:

Soy más yo que nunca, con mis luces y con mis sombras, pero yo. Por fin, soy feliz.

 

Tratamiento floral:

Chestnut Bud y aprender lecciones van de la mano para acompañarnos a experimentar desde la sabiduría las experiencias de la vida. Chestnut Bud nos acompaña a evolucionar con una observación más rica y a su vez  trabaja sobre el comportamiento obsesivo-compulsivo de la personalidad para ayudar a romper patrones repetitivos. Estimula ciertas capacidades cognitivas de forma que propicia el aprendizaje y el entendimiento de un modo más amplio liberando a la persona de tener que repetir ciertos “errores” para completar su aprendizaje.

Gisella Gil

Comparte Esto

Copiar enlace al portapapeles

Copiar