GENTIAN: DE LA DUDA A CONECTAR CON EL YO

Saber quién eres…

Foto-BLOG-4

 “El corazón siente las ganas y el deseo, la mente emite su juicio y el cuerpo es el que da su impulso para la acción. No lo olvides nunca, si no hay impulso de vida, deseo del cuerpo, te estás manipulando. El impulso y las ganas a través del cuerpo son las que marcan la autenticidad de la acción”

Me quedé con la boca abierta cuando Miquel me dijo eso. Que razón tenía y que cosa tan simple.
Todo venía de mi casi plegaria de exigir a alguien una respuesta, aquella que yo misma no sabia darme.

Tenía que decidirme y era incapaz.
Pedí consejo, recorrí calles de noche y de día buscando la aprobación, no sé muy bien de quién, ante la idea que se me avecinaba, busqué la respuesta en mis padres, vendría desde el cielo y sería la respuesta adecuada…pero el miedo, la culpa, la angustia, el malestar, la pena y la desesperación que recorrían todo mi ser. Como puedo tomar una decisión en este estado emocional? -me decía-.
Y la respuesta llegó… “EL CUERPO NUNCA ENGAÑA”.

 

El cuerpo es el pulso de vida. El impulso para salir corriendo, para caminar, para sentir, para competir, para demostrarse que se puede, para amar, para vivir.
El cuerpo es el motor del impulso que nace en lo más profundo de tu ser, el impulso de amar, de sentirse, de notar el tacto, el olor, de penetrarse en cuerpo y alma para fundirse con el otro. El cuerpo es un torrente natural de vida, y lo intentamos disfrazar mil veces con comentarios elaborados por nuestra mente y prejuicios que poco tienen que ver con este impulso, ay no sé…, es qué mi madre que va a decir, es que mi amiga me aconseja otra cosa, es que no es muy normal lo que me pasa…

Y así un carro entero de excusas, pensamientos y sentimientos que nos creemos y la mayoría de veces son producto de historias de nuestro inconsciente, son “matrix”, argumentos programados y instaurados en esta parte inconsciente que poco tiene que ver con nosotros y que en muchas ocasiones se apodera de nuestra vida.

 

Sigue a tu cuerpo, ¿qué te dice?, él te habla, ¿qué te pide?
¿Cúal es tu pulso de vida? ¿Aquel que te eleva y te ilusiona, un orgasmo de plenitud y fuerza, un torrente imparable de bienestar y amor o el que intenta convencer a la parte más primitiva y auténtica de nosotros para adaptarla a un mundo convencional?

Ser original no es fácil, tienes que estar muy bien plantado-me decía Laia el otro día-.
Todos lo estamos -pienso-, a todos nos pertenece ese momento de intimidad en el que te pones en contacto con esa vocecita interior para escucharla. Ella nunca se equivoca, ella es la guía de nuestro camino real de vida.

Coraje para seguirla, sí. Pero también lo poseemos. Solamente hay que mirar al cielo, sentirnos con los pies en la tierra y decirse:
“Voy a por todas, porque ésta/e soy yo. Ésta es mi vida, la que siento y deseo desde mi más auténtico yo. Y desde este punto de sinceridad con uno mismo, el miedo y el error se desvanecen, para dar paso a tu auténtica vida.

No debes buscar una respuesta, cuando eres auténtico la respuesta viene a ti. Que razón tenía Miquel…

 

Tratamiento floral:

Gentian confianza en uno mismo y fe ante los retrocesos aparentes. Los obstáculos y problemas prueban la capacidad del alma para responder y confiar en el desarrollo de la vida. Almas que ven los impedimentos como  problemas insalvables. Lecciones de vida para crecer y fortalecer aquello que el cuerpo ya sabe y te muestra. Confianza y perseverancia para adquirir una fortaleza interior que nos acompañe a sentir la fe más profunda en nosotros mismos.

 

Gisella Gil

Comparte Esto

Copiar enlace al portapapeles

Copiar