HEATHER: DE LA NECESIDAD INFANTIL A LA AUTOSUFICIENCIA EMOCIONAL

La madurez del saber soltar…

fullsizerender-2

“No me puedo creer que sea la misma persona. Él jamás hubiera hecho estas cosas. La persona que yo conocí no tiene nada que ver con la de ahora… era sincero, caballeroso, elegante…Era posible que me hubiera engañado durante todo este tiempo porqué estaba enamorada pero… ¿Y a los demás? ¿También los había engañado? Él jamás hubiera aireado su vida en redes sociales ni muchas de las cosas que ahora sí hacia. Estoy decepcionada porque tengo la sensación de haber tirado siete años de mi vida a la basura del olvido. ¿Por qué, por lo general, los hombres se dejan manipular por una mujer? ¿Por qué no puede existir el respeto eterno hacia aquella persona con la que has compartido la vida? ¿Por qué en algunas ocasiones acabamos vendiéndonos a otro ocultando la realidad de lo que fue?”- Le comentaba indignada el otro día a una amiga.

 

Nos dejamos engañar por la mente creyendo que si recreamos la realidad convenientemente olvidaremos un pasado, olvidaremos lo que fue y crearemos una realidad totalmente distinta. Pensamos que así conseguiremos encantar a la persona que tenemos delante en ese momento. Y no solamente encantar sino también vendernos de la mejor manera posible para salvarnos. De qué? De volver a caer en ese pozo, en esa soledad, olvido, desidia o hastío del que huimos a toda prisa y del que evitamos volver a caer a costa de todo. Incluso a costa de vendernos por quien no somos. Nos vendemos porqué estamos tan perdidos que creemos que el otro va a darnos lo que nosotros necesitamos. Perdemos el norte por no querer conectar con esa soledad que tanto nos quema al desnudarnos delante del miedo más profundo del ser humano: quedarse solo. En ese preciso momento empezamos un recorrido de autoengaños, máscaras, papeles interpretados…  (mirándolo desde el lado positivo: pura supervivencia!)

 

Pero ese día llega, el día en que todo se pone en su lugar.

 

“Quizá sí que es la persona que ahora ves, quizá realmente su esencia es esa, en cambio contigo vivió otra historia en otro momento y situación que le ubicaban en un lugar distinto de su ser. Podemos ser muchos personajes a la vez pero esencia solo hay una. Y a nuestra esencia verdadera le pasa como al agua: la puedes reconducir pero tarde o temprano volverá a su cauce natural. Con esto pasará lo mismo. Qué sentido tiene que te decepciones o no! Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos vendido, tú también lo has hecho. Unos por soledad, otros por fama, reconocimiento, dinero, trabajo… cada uno con sus circunstancias. Si realmente esa es su esencia ahí encontrará su paz y si no la es… todo es cuestión de tiempo. Cuando vuelva a encontrar su cauce mostrará su esencia”- me respondió mi amiga.

 

Me quedé reflexionando, cogí el coche que marcaba las 17:48h de una tarde de octubre con un cielo oscuro y grisáceo. Conducía mientras Always de Bon Jovi sonaba suave en la radio. Recordaba ciertos momentos y pensaba que no importaba si fue verdad, mentira o si ahora era quien es. Entendí que viví intensamente lo que tenía que vivir con mis circunstancias de entonces. Ahora, después de todo y reflexionando pienso y siento que Laura tiene razón: todas las aguas vuelven a su cauce y yo, en estos momentos estoy feliz en el mío.

 

Hay varias flores implicadas en este proceso, aunque una destaca por encima de las otras: HEATHER. Toda la historia denota un tono “infantil” en las palabras de un adulto. El “por qué?” de que todo no sea ideal en el mundo en que vivimos, la necesidad de atrapar, de retener, de “patalear” mezcladas con la injusticia que siente, nos hacen pensar en un tratamiento basado en Heather como flor principal (aunque sea un ayudante) en combinación con una flor que me enamora: Fairly Lantern (la flor de los Peter Pan) de FES. Madurez emocional, confiar así como soltar patrones obsoletos. Podríamos jugar combinándolas con Almond, Willow o Chestnut Bud entre otras. El cambio está asegurado.

 

Gisella Gil

 

Comparte Esto

Copiar enlace al portapapeles

Copiar