HORNBEAM: DE LA OBLIGACIÓN A LA SATISFACCIÓN

 

El placer de vivir…

Satisfacción: Acción de satisfacer. Sentimiento de bienestar o placer que se tiene cuando se ha colmado un deseo o cubierto una necesidad.

tempImageForSave

 

” No sé donde está- le digo a Miquel entre lágrimas cuando la palabra satisfacción cae como una pieza clave en el puzzle de mi vida-.

La tienes dentro de ti- me responde él-.
Lo sé. Sé que todo está dentro de nosotros: la felicidad, el amor, la alegría, la paz… Sé conectarlos en mayor o menor medida, o al menos sé que existen y los reconozco. Con la satisfacción es distinto ya que este botón no sé cómo accionarlo, ni tan siquiera se dónde se encuentra…

Tengo tres teorías de como siento las emociones- le sigo contando-: hay veces que llegan a mi espontáneamente, otras veces llegan propiciadas por algo totalmente externo a mi que encuentra la vibración interna y hace sonar la música. Y, por último, hay veces que soy yo la que acude a su encuentro. No porque estén fuera sino porque hay momentos, situaciones, lugares y personas maravillosas e inspiradoras que con tan solo contemplarlos me conectan a esos rincones tan especiales dentro de mi.

 

En el caso de la satisfacción es distinto. No sé muy bien como acceder a ella. Creo que la sentí en determinadas ocasiones, pero hace tanto tiempo que ya no lo recuerdo, he perdido el sentido de las cosas…

Desde la muerte de mis padres me he dedicado a llenar mi vida de cursos, talleres y demás creyendo que caminaba hacia una evolución que me llevaría a la sanación absoluta. He combinado mil técnicas y trabajado intensamente hasta caer extenuada para darme cuenta que, lejos de lo que yo creía, que lo único que hacía era tapar el boquete que había en mi vida. De una forma más sana sí pero, al fin y al cabo, huía de mi misma.

¿Dónde está la satisfacción?- repite Miquel-. La satisfacción de vivir, de hacer las cosas por placer, de disfrutarlas porque si, de vivirlas sin pensar ni sufrir…”

 

En general vivimos en un momento en general de tanta presión que olvidamos el por qué hacemos las cosas. ¿Por qué tocan quizás?, ¿por gustar?, ¿por éxito laboral?, ¿por recibir el aplauso que papá o mamá no nos dieron?, ¿por qué ni siquiera crees que tienes derecho a planteártelo? o ¿por las obligaciones que la sociedad nos ha impuesto? Tantas y tantas razones que, en ocasiones, sentimos cómo el sueño de juventud se desvanece creyendo que ya no hay vuelta atrás…

Corremos de puertas a fuera para que alguien nos salve de todas aquellas heridas que hemos ido acumulando durante el viaje. Buscamos respuestas, en ocasiones desesperadas, responsabilizando todo hecho que nos exculpe a nosotros mismos y así aliviar esa carga tan dura de llevar. Rellenamos boquetes para evitar la soledad y el sufrimiento de ciertas heridas cayendo una y otra vez en la rueda de la incomprensión y la infelicidad…

 

Leo una y otra vez la definición de la palabra satisfacción que viene en el diccionario y decido crear la mía propia:

Satisfacción:  Acción de satisfacerse, solo así estamos disponibles para los demás. Sentimiento de bienestar o placer que se tiene sin expectativas, simplemente sintiendo gozo en todo aquello que llevamos a cabo voluntariamente o impuesto por circunstancias.

Y aquí estoy. Aprendiendo a disfrutar desapegándome del resultado. Emprendiendo de nuevo el auténtico viaje hacia mi interior, en esta ocasión para conectar con la satisfacción de vivir de nuevo.

 

Tratamiento floral:

En este proceso podrían estar implicadas muchas flores, aunque para mí Hornbeam es una de las más destacadas.
Se trata de desaprender para conectar de nuevo con una vibración interna muy olvidada: el niño interior. Esa sensación de jugar por jugar sin más, esa alegría por satisfacerse sin expectativas ni resultados, la autenticidad de vivir y sentir en cuerpo y alma.
Chestnud bud y Walnut para no repetir patrones, Gentian-Gorse-Horbeam-Wild rose para conectarnos con el lado positivo y Mustard para devolvernos la alegría de vivir.

Asimismo cada tratamiento debe ser personalizado en función de la persona y de las emociones prevalentes en ese momento.

 

Gisella Gil

Comparte Esto

Copiar enlace al portapapeles

Copiar