Llega a la cosmética: EL CUIDADO EMOCIONAL

Añadimos a una cosmética sublime el cuidado emocional, la pieza determinante para lucir tu mejor piel.

Podrían llamarnos la cosmética del bienestar y del equilibrio, cosmética holística, completa, emocional, neurocosmética o como quieran llamarnos… El caso es que nos presentamos al mundo cómo la cosmética que incluye en su tratamientos: EL CUIDADO EMOCIONAL, una pieza clave para lucir nuestra mejor versión. Indispensable cuando hablamos de la piel como el órgano que más terminaciones nerviosas presenta; estrechamente relacionado con el sistema nervioso y en constante conexión con él.

¿Alguien recuerda la cara de vacaciones?, la de tristeza, alegría, cansancio, rabia, etc
¿Acaso no responde cada emoción o sensación a un código distinto en nuestra piel?

Bajo este criterio buscamos activos que provocan la estimulación de los neurotrasmisores de la piel, y así, modificar la información que se transmite del cerebro a la piel y viceversa. Ello, en consequencia, estimula la secreción de endorfinas u otras sustancias que proporcionan equilibrio y armonía en el aspecto de nuestra piel.

Por ello nuestra Cosmética Emocional va más alla de aportar a la piel solo activos para nutrirla, reafirmarla y/o hidratarla: interviene en los mecanismos neurofisiológicos que actúan como mediadores para intervenir en las funciones de nuestro tejido cutáneo.
Fibroblastos, Queratinocitos, Melanocitos y otras células de la piel y del sistema inmune son moduladas y controladas por el sistema nervioso cutáneo y recíprocamente las células cutáneas son capaces de modular el crecimiento y la actividad neuronal pudiendo influir en aspectos estéticos tan importantes como: arrugas, hiperpigmentación, sequedad, dermografismo, celulitis, hiperhidrosis, prurito, rosácea…

Ese cuidado emocional a través de la cosmética compone hoy nuestra: Cosmética Emocional® 

LA CONEXIÓN CON EL EQUILIBRIO Y EL BIENESTAR

Tres piezas clave que conectan entre sí con un solo y claro objetivo: CUBRIR EL 100 % DE LAS NECESIDADES DE TU PIEL.

Arrugas, retención, hinchazón, rosacea, picores, aspereza, palidez, enrojecimiento, ronchas, sequedad, cambios de pigmentación, sudor, deshidratación, alergias…son expresiones de aquello que contenemos. Códigos ocultos detrás de un síntoma que habla a través de la piel cuando nosotros callamos. Alteraciones psicosomáticas cuyo origen es psicológico y su raíz puramente emocional.

by Gisella Gil, Founder The Emotions Lab® 
WE LOVE #THEEMOTIONSLAB
#EmotionalSkinCare

Comparte Esto

Copiar enlace al portapapeles

Copiar