The Emotions LAB: el cuidado emocional de tu piel

«La conexión cerebro-piel es tal, que es imposible desvincular las emociones de tu piel»

La piel es un solo órgano, que mide aproximadamente 2 metros cuadrados, repleto de terminaciones nerviosas e innervación, incluso en las capas más superficiales, excepto la capa córnea.
Nuestra piel es una prolongación periférica de nuestro sistema nervioso que a su vez necesita de unos compuestos químicos denominados neurotransmisores para su correcto funcionamiento.
Los neurotransmisores son moléculas que se sintetizan de forma natural en las terminaciones nerviosas y que las células de la piel y del sistema inmune también son capaces de producir. Ellos ejercen de mediadores en la transmisión de la información entre el sistema nervioso y la piel.

Así pues, neurotransmisores como gaba, dopamina, serotonina o acetilcolina van a jugar un papel determinante en el campo de la cosmética.

Cerebro y piel comparten origen en el ectoblasto, su conexión es tal, que es imposible desvincular las emociones de tu piel. En un solo centímetro cuadrado hay más de 5000 receptores que envían información instantánea al cerebro  quién finalmente va a decidir cómo actuar en base al estímulo. Así la piel se convierte en un órgano receptor de pensamientos, sensaciones, emociones y estímulos externos determinando, en casi un 50%, su apariencia y funcionalidad.

En otras palabras, en función de qué información se transmita, nuestro aspecto de la piel cambia.

Es sabido que las células de la piel y del sistema inmune son moduladas y controladas por el sistema nervioso cutáneo y recíprocamente las células cutáneas son capaces de modular el crecimiento y la actividad neuronal pudiendo influir en aspectos estéticos tan importantes como: Arrugas, retención, hinchazón, rosacea, prurito, aspereza, palidez, enrojecimiento, ronchas, sequedad, cambios de pigmentación, hiperhidrosis, deshidratación, alergias, dermografismo, celulitis…

Respuestas adaptativas de aquello que sientes y/o callas; manifestaciones emocionales que se rigen bajo un código biológico y se expresan en tu piel

Bajo este criterio buscamos activos que provocan la estimulación de los neurotrasmisores de la piel, para modificar la información que se transmite del cerebro a la piel y viceversa. A su vez, desbloqueamos la emoción que desencadena el síntoma facilitando de nuevo el flujo de nuestra energía vital para que la piel retome su equilibrio y armonía.

The Emotions LAB®, primera marca española de Cosmética Emocional®, lidera la cosmética del bienestar y el equilibrio. El cuidado emocional de tu piel para lucir por fuera todo lo que ya eres por dentro.

by Gisella Gil, Founder The Emotions Lab® 
 WE LOVE #THEEMOTIONSLAB
#EmotionalSkinCare

Comparte Esto

Copiar enlace al portapapeles

Copiar