WHITE CHESTNUT ESSENCE: De la agitación interna a la calma

La libertad de liberar un pensamiento…

 

– ¿Si yo te pregunto en catalán tú puedes responderme en castellano? Así llegamos a más gente -dije con voz cauta-.

– Yo no hablo para llegar a más gente -me contestó-.

Y se hizo el silencio…

Aquello impacto en mí como una gran flecha directa en alguna parte de mí, herida y/o afectada anteriormente por comentarios de parecida vibración.

No fue su tono de voz (ni arrogante, ni serio, ni distante ni altivo). Su respuesta fue neutra, como todas sus palabras, sin etiqueta, sin condición.

Simplemente un instante en el que titubea para dejárselo sentir y responde desde lo más coherente de su momento presente, de sus emociones, de lo que siente… Sin historia del pasado, sin querer sorprender.

Me impactó la respuesta en sí. En ese momento resonó como un “zasca” que movió todos mis cimientos, muchísimo más inestables que los suyos.

Temblorosa e insegura seguí adelante con mi argumento.

-Lo de llegar a más gente lo digo porque hay gente que me escribe para decirme:

¡No lo entiendo en catalán! ¡Qué pena! Y he pensado que si me respondes en castellano toda esa gente se va a poder enterar.

En ese momento volvió a dudar un instante hasta que reiteró su respuesta anterior.

Lejos del resultado y de la consiguiente entrevista aquello impactó en mí de una forma especial, y ahí me quedé unos cuantos días…

La mayoría de terrícolas deseamos ser exitosos con aquello que hacemos.

Dando por hecho que el éxito empieza por uno mismo y que debemos hacer aquello que nos enamore seguimos buscando, de alguna manera, el reconocimiento exterior para reafirmar aquello que hacemos, para sentir la palmadita, el momento de gozo, la realización…y no nos engañemos, también la compensación económica.

 

Él por lo visto no. Esa es la gran magia…

Pienso en Van Gogh y en la frustración que le producía saberse un genio sin que nadie le reconociera así más que su hermano. Entregar su vida a la pintura, 900 cuadros para vender solamente 1 hasta morir suicidándose preso de su locura y desesperación. Amaba lo que hacía y sin embargo…

 

¿Qué hubiera sucedido si hubiera podido ver reconocido su trabajo?

 

Hago el programa por mí, sí. Pero también hay un deseo, un objetivo y una intención: Acercar, a mi manera, la conjunción de dos mundos y una mirada amorosa a ciertos ámbitos y terapias excluidos, a veces, por los sectores más reconocidos. Quizá sea de las primeras veces en mi vida que sinceramente no me importe el resultado, aunque… se agradece.

El reconocimiento da vueltas en mí mientras pienso otra vez en él, en su forma de hablar, en la entrevista y, si soy sincera, intento buscarle un punto débil, algo que me muestre que él es como los demás y nada… no encuentro nada.

Lo suyo empezó sin intención y el destino le tenía preparado algo mucho más grande. Partiendo de esa base y con el éxito de la mano, asegura que nunca lo buscó, que no lo persigue, sino todo lo contrario.

Todo lo que hace lo hace porque le apasiona, por nada más. Se deja sorprender por la vida y su presente y acepta todo desde la vivencia del momento. Sin anhelos ni proyecciones.

También le apasionó a Van Gogh y pasó hambre, tristeza y penurias…

Mirándole a los ojos puedo sentir desde dentro que lo que dice y cuenta es real. Pero…

¿Qué hubiera sucedido si lo que a él le hacía vibrar se hubiera quedado en una reunión de vecinos? ¿Qué hubiera pasado si, como tanta gente, no hubiera podido vivir de su sueño?

Quizá… no tenía sueños -pienso-.

Todos soñamos, nuestras pretensiones no dejan de ser una ilusión! -le digo-, son una ilusión en el sentido de que son un espejismo -me contesta-, es la imagen que yo tengo de la vida y de cómo debería ser lo que precisamente intento imprimirle a la propia vida. Y en esa imagen de la vida y de mí misma creo realidades que no me llenan ya que precisamente están basadas en ideas pero no en hechos ni experiencias.

Su grado de profundidad me lleva a lugares recónditos de mí que vibran con lo que dice y, a su vez, se rebelan por entrar en el dolor que provoca desterrar una ilusión aunque se trate de un simple espejismo.

 

Para los soñadores empedernidos resulta aterrador entrar en ciertos terrenos que dejan al descubierto la base inestable sobre la que están creados. Ciertas mentes sostenemos los sueños como parte de nuestra existencia. Y son precisamente ellos los que nos hacen salir de la cama y de una realidad demasiado frívola como para vivirla desde la perspectiva de un niño experimentando la vida. Para los soñadores nuestro mundo es vivir de aquello que todavía no es y de esta manera alimentamos un boquete existencial insoportable desde el plano más terrestre.

-Sabemos que lo único que transforma lo que sucede es vivirlo -dice él-.

Esbozo una sonrisa cuando estas palabras resuenan en mi cabeza sintiendo que todavía es pronto para abandonar mis sueños. No quiero salir de aquí -me digo-.

No sé quién soy ni lo que hago pero sí sé que mis espejismos me alimentan la existencia hasta el punto de diseñar colores y situaciones que en algún lugar o en algún momento pueden acabar cumpliéndose. Y es justo eso lo que transforma mis días para hacerme sentir la ilusión de despertar.

Algún día, cuando sea mayor, bajaré de “mi mundo” para sentir el dolor de la existencia. Quizá desde ese lugar pueda transformar de verdad, la desidia de lo “no vivido”.

¿De qué depende el éxito?

No creo que encuentre respuesta. Ni ahora, ni nunca. Lo que sí sé es que ahora siento la libertad de expresar desde dónde quiero vivir mi realidad. Y es precisamente en esa libertad dónde encuentro mi verdadera existencia.

 

Tratamiento Floral:

Una de las esencias florales estrella, muy evidente, sería Clematis aunque como hemos hecho ya en otras ocasiones tendremos en cuenta una flor que nos puede ser muy útil y evidencia además como la utiliza uno de nuestros personajes en su forma más armonizada. Soltar aquello que uno piensa y siente libera la vida mental para dar paso a la claridad y la calma. Cuando equilibramos los centros de energía nuestros pensamientos y sentimientos pueden ser procesados antes de que se conviertan en un disco rayado. La consecuencia de tensionar ideas, preocupaciones y pensamientos sin expresarlos nos puede llevar  a un estado White Chestnut desarmonizado. La persona en estado White Chestnut analiza y desmenuza actos y/o acontecimientos cotidianos conversaciones y demás sin expresarlos, ello va dejando el alma aprisionada dentro del campo mental. La toma de esta esencia está indicada para situaciones mentales extremas donde la agitación y la preocupación se vuelve obsesiva y compulsiva. Todo aquello que expresamos se convierte en el primer acto saludable que nos hacemos a nosotros mismos. Así evitamos que se imprima en alguna parte de nuestro cuerpo. Dos de sus grandes acompañantes son la esencia Cherry Plum y Scleranthus.

 

Gisella Gil

Comparte Esto

Copiar enlace al portapapeles

Copiar